Aumentos de las deudas, inflación y populismo: ¡Qué tríada!

Por Juan López

La importante estabilidad macroeconómica, crecimiento sostenible del PIB, promediando el 6 % anual, el valioso control de la inflación por debajo del 5 % y imprescindible paz social en la RD, durante más 16 años consecutivos, se podrían convertir en añoranzas del pasado reciente.

Totalmente contrario a las expectativas que se crearon con los resultados de las pasadas elecciones, en la RD estamos empezando a vivir bajo la presión de una delicada tríada: Aumentos considerables de las deudas, de la inflación y de acciones gubernamentales populistas.

Es innegable, la secuela de la pandemia del coronavirus es un factor de gran incidencia en las crisis sanitarias, económicas y sociales que están afectando la cotidianidad dominicana, combinándose con la llegada de un nuevo gobierno, precisamente, cuando esas crisis estaban en pleno auge.

Ahora, de acuerdo a cifras oficiales, el consolidado de nuestras deudas ronda el 70 % del PIB. Es decir, más de 18.7 % con relación al 2019; mientras que la proyección del PIB es la de contraerse en este 2021 en menos 1.5 %.

Simultáneamente, de acuerdo al Banco Central, la inflación ya supera el 6.25 %, aunque la población percibe que el aumento de los precios de los productos básicos de la canasta familiar (en especial los correspondientes a los quintiles 1 y 2) está rondando el 10 %, con tendencia a seguir incrementándose.

A ese panorama es menester agregar que, los precios del petróleo, del transporte marítimo y varios insumos extranjeros, imprescindibles para nuestra agricultura, agroindustria y comercialización están aumentando con frecuencia.

También se impone valorar que funcionarios del área económica del gobierno PRM–Abinader están preparando las condiciones para la “firma de un pacto” para una preocupante reforma fiscal, en el transcurso de este 2021.

Ignorando las consecuencias políticas y sociales de esa delicada situación económica, las ejecutorias del gobierno del PRM-Abinader, hasta el momento, se están caracterizando por improvisaciones, incoherencias entre importantes funcionarios y acciones populistas, lo cual, sin caer en una actitud pesimista, está “pintando feo el futuro” de nuestro país.

A los estrategas del gobierno del PRM-Abinader les exhortamos a reestudiar las negativas experiencias de dos gobiernos del PRD (Jorge Banco e Hipólito Mejía) que, por sus erráticas políticas económicas, enardecieron a la población que les cobró facturas y los echó del poder.

Hasta ahora, han estado subestimando a la oposición política que ha sido tímida y muy considerada, en especial por parte del PLD y Fuerza del Pueblo, que se encuentran enfocados en resolver situaciones internas y concluir sus respectivos congresos.

Ante el continuo y peligroso crecimiento de las deudas, la inflación y caída del PIB que producen aumentos del desempleo, de la pobreza junto a la decepción política que están generando varios escándalos y las ejecutorias populistas del gobierno del PRM-Abinader, se vaticina un activo y crítico despertar de la oposición política y de un sector de la sociedad civil para evitar el caos y que la RD retroceda en su meta de avanzar hacia el desarrollo económico, la modernización y el bienestar social del pueblo.

COMPARTIR