DNCD cancela patrulla que tiroteó familia evangélica en La Romana

El Observador Digital, Santo Domingo.-La Dirección Nacional de Control de Drogas suspendió y procedió a cancelar a cinco de sus miembros, que actuaron de manera injustificada y excesiva en contra de una familia cristiana que se desplazaba en un vehículo desde La Romana hacia la provincia San Pedro de Macorís.

Explica la DNCD que los agentes tenían montado un operativo ante una alerta entre Bayahibe y San Pedro de Macorís, siendo en esa circunstancia que los integrantes de la patrulla abordaron un vehículo que, al supuestamente no atender el llamado a paro, continuaron la marcha.

También explica que “en ese momento, varios agentes, de forma abusiva e irresponsable dispararon a los neumáticos del vehículo donde viajaba la familia, resultando levemente herido uno de sus ocupantes”.

“El organismo antinarcóticos advierte que todo el que actúe de espaldas a la ley y violando reglamentos internos será cancelado de la institución” señala la nota.

Los cinco miembros, dos agentes y tres integrantes de las Fuerzas Armadas, están siendo puestos a disposición de la justicia.

Los hechos

Los agentes de la Dirección Nacional de Control de Drogas (DNCD) habrían disparado a una pareja de cristianos evangélicos que junto a su familia se dirigían desde La Romana hacia San Pedro de Macorís.

Datos preliminares indican que el vehículo que atacó a tiros a la pareja no estaba rotulado, pero que sus ocupantes resultaron ser supuestamente miembros de la DNCD.

Aneudy Pilier, esposo de Rosángela, fue alcanzado en la espalda por una de las balas disparadas por los supuestos agentes.

De acuerdo a los familiares, Aneudy fue llevado por los supuestos miembros de la DNCD a la clínica El Coral, dónde hubo de ser operado de emergencia.

Además de Aneudy y de su esposa Rosangela, viajaban en el vehículo sus cuatro hijos, su madre Celeste Paulino y una hermana de nombre Alondra Paulino,

Un video que circula a través de las redes sociales, se observa como la familia y sus hijos corrían llorando y vociferaban que eran cristianos; que eran personas de bien.

COMPARTIR