Para Nicaragua: Elecciones libres, democráticas y transparentes

Por Juan López

Los líderes y organizaciones progresistas latinoamericanos manifestaron amplia solidaridad con la lucha que, a través del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), libró el pueblo nicaragüense contra la cruenta dictadura de Anastasio Somoza.

Pletórico de alegría y positiva esperanza, el mundo progresista celebró con fervor el triunfo de la revolución sandinista, en 1979.

Luego de transcurrir más de cuarenta años, con 24 de gobiernos del FSLN, las informaciones que los medios de comunicación y redes sociales nos ofrecen sobre la situación que, actualmente, afecta a Nicaragua, son preocupantes y están provocando que la comunidad internacional, incluyendo a importantes sectores progresistas de América Latina, nuevamente vuelva a reclamar libertad para presos políticos y a exigir elecciones libres, democráticas y transparentes, para el próximo 7 de noviembre.

El sandinismo presidido por Daniel Ortega y, en este período 2017-22, con su esposa Rosario Morillo, como vicepresidenta, ha gobernado a Nicaragua durante cinco ocasiones, con 14 años consecutivos:
Daniel Ortega fue Coordinador de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional (1981-84), Presidente en 1985-90, Volvió a la presidencia para el período 2007-12 y se reeligió para 2012-17 y 2017-22. Ahora se vislumbra que la pareja presidencial buscará la reelección para el período 2022-27, aun cuando Ortega cumplirá 76 años de edad, el 11 de noviembre del 2021.

Con cuatro meses antes de los comicios, en los que se elegirán presidente, vicepresidente y 92 legisladores; la Fiscalía General de Nicaragua está persiguiendo, mediante acusaciones de contenidos políticos, apresando a cinco precandidatos presidenciales y otros dirigentes de la oposición, lo cual adultera el sistema democrático y afectará la credibilidad de los resultados de dichas elecciones.

Ante esa situación política, la comunidad internacional está denunciando las persecuciones políticas, exigiendo la libertad de los apresados y clamando porque el Consejo Supremo Electoral gestione el proceso y garantice que los comicios sean libres, democráticos, equitativos y transparentes para que las autoridades surjan con legitimidad como auténtica expresión de la voluntad popular nicaragüense.

Desde RD, nuestra sincera exhortación al gobierno sandinista y autoridades electorales para que implementen todos los esfuerzos que fueren necesarios para garantizar que las elecciones serán totalmente transparentes y se respete la voluntad popular que se manifieste a través del voto libérrimo de los electores.

De esta manera, las nuevas autoridades nicaragüenses serán legítimas y, por vía de consecuencia, seguirán recibiendo el respaldo de la comunidad internacional y en Nicaragua reinará la paz social, la institucionalidad y gobernabilidad democrática que favorecen la justicia social y el venturoso futuro que merece el indomable pueblo nicaragüense para honrar la patria y memoria de Rubén Darío y Augusto César Sandino. ¡Ojalá así sea!

COMPARTIR